Un River Plate que viste la camiseta de Boca

El Club Atlético y Biblioteca River Plate nació en Bell Ville el 23 de marzo de 1923. Lo levantaron a la vida una decena de muchachos que, lanzados a la aventura del picado, soñaron con la trascendencia para siempre de un lugar, de un nombre, y de una idea seguramente relacionada con la amistad y la pertenencia. River y Boca ya movilizaban corazones en esos tiempos y fue en un viejo almacen bellvillense cuando el grupo de soñadores decidió meter la pata con una idea no apta para susceptibles: Mezclar lo que no se mezcla.
La iniciativa fue sencilla: En un sorteo, el primer nombre elegido denominaría a la entidad, el segundo le pondría los colores. Y en la tómbola el ganador (como siempre) fue River Plate. Así que juntando el agua y el aceite, lo dulce y lo saldado, nació este divertido Frankestein cordobés. Un River Plate que viste la camiseta de Boca, y no es chiste

 

 

La alfombra magica que un día estubo en el Parque Tau

 

Sobre la calle de piedra, sentados imperturbablemente sobre la cerca de calientes adoquines, dos chiquillos a medio secar, especulan sin ocultarlo sobre el asombroso universo que están viendo realizarse ante sus privilegiados ojos de niños setentistas argentinos.
Los obreros no cesan de hacer tañir, uno contra otro, los largos y sólidos caños que integran la estructura de la futura “Alfombra Mágica”, hasta alcanzar la altura deseada, muy por encima del tamaño de los alucinados pequeños que se juramentan efusivamente:
-Yo, cuando la alfombra está lista, ¡le voy a pedir mucha plata a mi papá para tirarme las veces que quiera!
-Y yo, apenas la inauguren, ¡voy a ser el primero que se largue parado, sin caerme nunca!
-Pero, ¡yo sería capaz de tirarme con los ojos vendados de allá, bien arriba!
-Encima, yo, ¡voy a organizar los primeros trencitos para venir entre todos bajando a mil por hora!
.......................... ......................
Así fue que la tan soñada “Alfombra Mágica” logró por fin concluirse y los pibes pudieron cumplir al pie de la letra sus promesas.
Pero, así como llegó -casi sin avisarle a nadie- también un día parece que no consiguió más chicos que quisieran montarse sobre sus olas de chapa. Como nosotros mismos, se herrumbró, comenzó a estorbar y, de la mañana a la noche, algún piadoso la desmanteló y la hizo desaparecer para dejar paso a nuevas atracciones bellvillenses.
Ahora que paso cerca y siento como un vacío lejano, me invento como que escucho la algarabía de los changuitos, gritando libremente al sentir las cosquillas en la panza que le producía, de jodona nomás, la “Alfombra Mágica” de los 70.

Autor: David Picolomini
De: “Desde el interior del Interior” 2009

 

 

 

 

 

 

 

¿Primeras especies de nuestra Ciudad?

Gliptodonte:

Los gliptodontes comprendieron una familia de armadillos gigantes que poblaron durante el Cuaternario el centro del país. Estos mamíferos que se extinguieron hace unos 10 mil anos y que se alimentaban de hierbas e insectos poseían una armadura corporal protectora formada por placas óseas fusionadas. Podían llegar a medir 3,50 metros de largo y algo más de 1,50 de alto. Su peso se estima en 1.000 o 1.500 kilos, lo que hacía que fueran de movimientos lentos. Al parecer no cavaban madrigueras y vivían a la intemperie.

El primer hallazgo de esta especie en nuestro país data del ano 1760, cuando el jesuita inglés Thomas Falkner desenterró los restos de un gliptodonte en las costas del río Carcaraná, en la provincia de Santa Fe.

 

Imagenes de Restos fòsiles de Gliptodontes encontrados en nuestra Zona

Imagenes de Restos fòsiles de Gliptodontes encontrados en nuestra Zona

Caparazón de un Gliptodonte

. Era un armadillo de caparazón óseo con una cola cónica, como si se tratara de un enorme mazo, con el que podía defenderse de los predadores, y un casquete óseo sobre el cráneo, que le servía de protección. La enorme caparazón le cubría todo el cuerpo y en él se refugiaba del ataque de los carnívoros y del hombre primitivo. Su peso estimado oscilaba entre 1000 y 1500 kilos.

 

Esqueleto de un Gliptodonte

Tenían todas las vértebras soldadas al igual que la cintura pélvica, por lo que su movilidad era reducida. Probablemente no cavaban madrigueras y pudieron haber vivido a la intemperie, como el ganado actual.

 

Imagenes de Restos fòsiles de Gliptodontes encontrados en nuestra Zona

Imagenes de Restos fòsiles de Gliptodontes encontrados en nuestra Zona

 

 

 

 

Sabias que unos años atras Mascherano, Carrizo , Nazutti , Maxi Lopez

jugarón un partido amistodo en el

Estadio Ciudad de Bell Ville Organizado por la
Filial Riverplatense " Mario Alberto Kempes"

 

 

 

 

 

Carrera
13 de Julio de 1947
Categoría: Formula Libre

 

 Datos del circuito
Circuito: Bell Ville
 Perímetro: 3710 m 
 Vueltas: 30 
 km: 111.4

 

 

Otra decepción de "La Máquina del Pueblo".

Las expectativas por el Gran Premio de la ciudad de Bell Ville fueron de mayor a menor. Si bien el interés de la competencia se mantenía intacto, sufrió muchísimas deserciones incluso antes de comenzar a practicar.
Victorio Rosa fue el primero en desertar antes de llegar a Córdoba, debido a que su Maserati  se encontraba en Uruguay y no llegó a tiempo para la competencia. 
Después, Italo Bizio y Juan Gálvez anunciaban que encontraban problemas en los asientos de las válvulas de sus motores y se quedaban en sus talleres para resolverlos.

Las primeras prácticas del viernes serían entretenidas para los cuatro pilotos "Formula Libre" que llegaron a Córdoba. La Maserati de Pascual Puópolo -como nunca- no tendría mayores complicaciones y lo dejaría desarrollar toda la potencia de su motor en las largas rectas del circuito. Oscar por su parte, hacía comentarios como “en esta recta estamos superando los 215 Km/h”. Y Pablo Pesatti parecía que iba a estar imparable por los tiempos que estaba consiguiendo, cuando tras modificar la relación de la caja de velocidades se le rompe una pieza que no pueden reconstruir. Trataron de reemplazarla por una similar pero fue en vano. El Alfa 8C se convertía en una nueva baja sin siquiera registrar los fabulosos tiempos de vuelta que estaba consiguiendo.
Los tiempos de clasificación arrojaron el siguiente resultado:

Oscar Gálvez Alfa 308 2' 16.4” a 97.710 Km/h
Pascual Puópolo Maserati 8CL 2' 17.4" a 97.021 Km/h
Pedro Llano Maserati 6CM 2' 26.2” a 91.318 Km/h

A estos, se le sumarían los seis primeros de “Mecánica Nacional”:

Antonio Pereyra Mercury Bimotor
Pablo Gulle Bugatti Ford
José Fanto Chevrolet
Mario Sessarego Chevrolet
Enrique Moyano Ford-Amilcar
Juan M. Fangio Volpi Rickembacker

Con tan solo nueve máquinas, se larga la carrera.
Salen adelante Gálvez y Puópolo. Para sorpresa del piloto, la 8CL estaba funcionando de maravillas y se enredaban en una fraternal persecución junto su amigo Oscar.
La Maserati en algunos momentos intentó superar el Alfa, y en esos momentos Gálvez se abría para dejarlo pasar, pero no alcanzaba. Mientras Puópolo perdía mucho tiempo en las curvas de 90°, el Alfa doblaba mejor y la máquina del Tridente volvía a ser la cazadora.
Mientras tanto, Pereyra superaba la Maserati de Llano y aparecía en el tercer lugar del clasificador.

En la mitad de carrera, la 8CL comienza a tener algún problema. Cae el rendimiento de Puópolo dejando a Oscar la total libertad para administrar la diferencia hasta la final.
Pereyra comienza a tener problemas también, y cede su tercera posición a Llano hasta que los problemas se convierten en insalvables y debe abandonar.
Llano tampoco resistió mucho tiempo más y abandona. Los que pasan a pelear por el tercer lugar ahora son Gulle y Sessarego.

En la vuelta 20, la diferencia entre los dos punteros pasó a ser de 51 segundos. Parecía que la Maserati iba a lograr llegar segunda, pero la realidad era otra. Puópolo ya daba cuenta de que había alguna fisura en el circuito de combustible. Para que el líquido vital llegue a los compresores, Puópolo se tenía que preocupar por bombear el tanque con la mano derecha mientras trataba de conducir con la izquierda.
Faltando dos vueltas para terminar, el caño pinchado se termina de romper y la Maserati se queda a un costado. Faltan 800 metros para la meta. Pasan Gulle y Sessarego pero todavía estaban con una vuelta menos. Puópolo intento desesperadamente empujar la Maserati para asegurar el segundo lugar pero fue inútil. 800 metros era una distancia imposible de saldar con tracción a sangre en menos de dos minutos y medio.

Gálvez termina primero. Seguido por Gulle y Sessarego. Puópolo quedó cuarto y Juan Manuel Fangio, en una carrera discreta, clasifico quinto. 

La 8CL jamás volvería a rendir para desgracia del piloto de San Isidro. La prensa daba cuenta de que Puópolo era un gran piloto pero que el medio lo dejaba siempre en el camino, como solía sucederle a su dueño anterior Raúl Riganti.

Por otro lado, Fangio ya sabía que había que reemplazar el motor original de su máquina para aspirar a la victoria. Obviamente, probaría primero con el motor que él más experiencia tenía, el Chevrolet. 

 

 

 

 

 

"AQUARAMA"

Oh, Bell Ville-Oh, Bell Ville

Foto exclusiva de BellVille-Web

Durante el transcurso de alguna calurosa y eterna noche final de un Aquarama . Ya no estaban sobre el escenario, ni Pulguín , ni Ricardo o Piermarini; tampoco el Beto Eusebio, el gordo Adamo o Pepe Luna. Ya eran mudos los ecos del clásico Oh, Bell Ville-Oh, Bell Ville , que entonara Flammini.. Ya habían pasado las luces de bengala, ya habían desfilado las piraguas y Medina había arrojado las coronas. Ya, la mitad del mundo activo, se había arremangado lo suficiente como para poder entregarse ritualmente a las amables profundidades del Tercero. (La otra mitad se había entretenido con burlas y carcajadas espasmódicas desde la húmeda orilla colindante). Ahora correspondía dar comienzo al esperado Baile Espacial, momento que, no pocos y no pocas, esperaban con indisimulada expectativa crecientemente alimentada durante toda una semana. Mientras preparaban sus equipamientos los elencos artísticos de Plataforma Z , desde Ballesteros, y los Frutilla, llegados desde Marcos Juárez; los postulantes lucían sus mejores atuendos, acordes con el elegante sport o casual veraniego que indicaba el agreste paisaje en torno a la Alfombra Mágica del Parque Tau. Era precisamente tal enramada la que habría de inducir, a más de alguno, fatal víctima de las oportunidades y las tinieblas, a prometer eternidades que nunca llegarían a cumplirse. Por el contrario, otros, no dudaban en efectivizar deudas pendientes en intermitentes escaramuzas o trifulcas, al amparo de las sombras vegetales. En tanto, el desarrollo del bailable no admitía dilaciones. Las chicas del centro, las domésticas de franco, las recién abandonadas, las escapadas y las madres de las escapadas, alternaban con lo bueno, lo malo y lo feo del exponente masculino presente en la provinciana velada estival. Entre tanto iracundo “ Puerto Montt”, “La lluvia Terminó” o “Y te has quedado sola”, sumado a interpretaciones de Santana y Creedence; los ánimos comenzaban a inquietarse si los objetivos no se iban cumpliendo tal como se esperaba. Entonces, los caminos invitaban a dirigir los pasos raudamente hacia un solo sitio: al esmerado servicio de buffet... David Picolomini

 

 

 

 

 

Publicite en www.BellVille-web.com.ar

 

 

 

 

 

 

Informa Bell Ville

 

© 2009 - BELLVILLEWEB.com.ar